Raquel y todos muy queridos,

con la presente quiero augurarles que esta navidad sirva para continuar afianzando la envidiable armonía que en vuestra familia existe para gloria de Dios y evolución mutua en la pareja e hijos. Yo por mi parte mejor de lo que nunca pude desear y de lo que nunca estuve en el pasado, mamá te compartirá el contenido de mi carta a ella, así que no me repito. Prometiéndonos y prometiéndoles transcurrir en Argentina con uds. las fiestas del 1988, esperando hayan recibido los augurios enviados por vuestras bodas de plata con la respuesta respecto a lo que madrina de tu parte me pidió respecto a mi casa del fondo, reiterando con esta saludos para tus suegros, parientes, amigos,  ex colegas, vecinos etc que se acuerden de mi aun con un hasta luego en una postal desde Londres, vuestra siempre

Rosetta