Luquensas (te llamas aun así con la edad ya hasta el nombre te ha evolucionado p. ej. LUQUENSOTE, LUCOTEO una de esas palabras geniales del idioma unico y propio de tu mamá).
Parece un sueño que de vuestra partida haya pasado ya más de un año, más aún parece un sueño vuestra estadía aquí.
Te imagino ahora macho y terrible como prometias, corriendo por ese patio primaveral lleno de coloridas y olorosas plantas y no se que de valioso daria para estar entre Uds. allí pero luego del apenas realizado sueño de la “[¿riqu?]patriata” en Italia, ese otro aceberé postergarlo por bastante tiempo. Bueno, ahora que me acuerdo de esta era para desearte el más feliz cumpleaños del mundo, dado que las otras comunicaciones ya y de a poco las estoy volcando en una kilometrica que no se cuando por eso de remitir.
En la oficina por la ausencia de una compañera estoy teniendo –por fuerza- trabajar horas extras así que por favor un poco de paciencia y mil perdones- chau

Con el mismo, inmutable, exuberante afecto de siempre roido por una dica que me quita hambre y sueño por no poder escribirnos más largamente saludo y beso a todos.

Vuestra Rosa