De Sor Guadalupe a querdísimos hermanos y sobrinita, 18 de noviembre de 1949

Pax

Monasterio de San Benito Estella 18-11-1949

Sr. Dn Fortunato Goñi y Catalina Espinosa, e hija: queridísimos hermanos y sobrinita: ¿Cómo manifestaros la alegría que me proporcionó la llegada de vuestro generoso obsequio tan lleno e impregnado de cariño fraternal? No sé como deciros el gozo que sentí: me parecía que en todas las prendas, venía como impreso vuestro cariño: y vuestra alegría al enviármelas, se fusionaba con la mía al recibirlas: y así nos sentíamos más unidos: qué verdad es; que después del amor de Dios que debe reinar ante todo y sobre todo en nuestros corazones, el amor a la familia (cuando se la ama en Dios; es decir santamente) es el más digno y el que proporcione el más puro goce: al ir tomando las prendas y verlas tan oportunas, pensaba: aquí está el corazón de una madre; (Catalina) que sabe apreciar lo que les podrá venir bien a las hijas, y por cierto que has acertado: todo lo podemos utilizar y con ello nos abrigaremos en el invierno, que ya se acerca: Dios os lo pague todo; y nosotras, os lo agradecemos, no solo vuestra generosidad, sino sobre todo, el amor de buenos hermanos con que lo habéis hecho: todo llegó muy bien y pronto, ahora espero que llegue la fotografía de nuestra querida madre (q.e.p.d.) ¿qué te pareció Fortunato? Tú no la habías visto ampliada: la teníamos en pequeño, tamaño postal, me alegro de que ya la tengáis vosotros tambien; así, Catalina y Mª Asunción, han podido conocer a la Madre y Abuelita: lástima que no tengamos de nuestro Padre (q.e.p.d.) que desde el cielo cuiden de nosotros, como nos cuidaron y educaron aquí, para que sigamos el camino que nos llevará a reunirnos un día y ya no muy lejano, en nuestra casa paterna del cielo. He tardado en escribiros, porque descansé en Mª Camino, a quien encargué os escribiera por vía aérea, a fin de que os llegase pronto la noticia de que el paquete llegó con felicidad y estuvieseis tranquilos. Ella os dará todas las noticias de [?], así que, estaréis enterados que se casó Primitivo que es el heredero de la casa: parece una chica buena, y están contentos, que sean felices y contribuyan a la felicidad de todos: Fulgencio continua con su achaque: ya muy pesado, hace poco tuvo una indisposición que les inquietó, pero ya se ha repuesto, todos los demás, bien, en casa de Prudencia, solo quedan, Ignacio y Teresita: Luis en Pamplona; continúa en la Diputación; todos se conservan buenos, gracias a Dios: las dos Religiosas, Clarita y Mª Jesús, muy fervorosas: almas apóstoles, que se lanzan por esos mundos andaluces, en busca de las almas, para llevarlas a Dios; cuántas miserias espirituales y corporales tienen que ver y remediar; pero se sienten felices trabajando por la gloria de Dios: hace poco escribió Clarita y decía, que en muchos, más que maldad, es ignorancia de la Religión, lo que les hace vivir tan alejados de Dios: pobres almas! Cuánto tenemos que pedir, y a la vez, agradecer el beneficio que el Señor nos hizo, de tener padres que nos educaron cristianamente! No sé si te dije que murió nuestro tío Carlos de Ansoain: como un santo: su hijo sacerdote, lo asistió en sus últimos momentos: y nos dijo que en medio de la pena natural, fue para el un consuelo muy grande viéndole morir tan santamente, que Dios lo tenga en su gloria: querida sobrinita: tu carta me llena de satisfacción al verte ansiosa de trabajar por conquistar almas para Jesús, por medio de la Acción Católica, y con el buen ejemplo: confía que el buen Señor bendecirá tu trabajo, y aún cuando en esta vida no lo veas, Dios que ve nuestros deseos y buena voluntad, te lo premiará, que pena dan esas almas que viven alejadas de Dios! Animo: sobrinita, a seguir adelante en tu ideal: y tu Papá, lo mismo: es para mí una grande satisfacción el veros con ese santo entusiasmo trabajar por tanta santa causa: la gloria de Dios, y la salvación de las almas: Por lo que a ti toca, me alegro que el Señor te haya deparado un buen guía para tu alma: y ya veo que notas el bien que hace a tu alma: sé muy sencilla con el y sumisa: Seguramente, echarás de menos una cartita de tu prima Sor Gertrudis; voy a decirte el motivo de que en ésta, no te lleguen unas líneas de ella: sufría mucho de la cabeza: y N. Rdo. Padre Visitador que estuvo hace poco, creyó conveniente que saliera de clausura, para que la viera un especialista: y como éste Rdo Padre tiene facultad y autoridad de la Santa Sede para dar ese permiso, lo dio: y con otra Religiosa por motivo idéntico, salió para ir a Pamplona, y de allí a Imárcoain: figuráos  la alegría de toda aquella familia: encantados de poderla tener unos días en su compañía: ya te lo contará Mª Camino: gracias a Dios, el especialista le dijo que se pondrá bien; pido para que así sea: escribió que ya está deseando volver: (como la Paloma en tiempo de Noé que no encontraba en la tierra donde posar sus pies) al Arca Santa: a su monasterio: a esta mansión de Paz, antes de terminar, os repito, nuestro agradecimiento por vuestro generoso obsequio: nos hizo mucha gracia, que nos proveéis hasta de hilos que tan caros están aquí: los zapaticos, los mas lindos, ni que os hubiesemos dicho qué número calzamos, no hubieseis acertado mejor: nos están exactos: gracias por todo. No le llega para su día a Catalina la felicitación: pero ya sabes querida hermana que no te olvido; todos los días os tengo conmigo y os presento al Señor para que os bendiga y con su gracia os santifiqueis. Adiós: os saluda cariñosa vuestra Rda M. Abadesa, y vuestra prima Sor Mª Carmen y os abraza fuertemente vuestra hª Sor Guadalupe

Mª Asunción, ya llevarás estas líneas a la Srta. Leticia con ese motivo le haces una visita de mi parte y le haces compañía un rato se alegrará, como yo me alegro de que tengas con un alma tan buena como es ella, tus confidencias. Adios sobrinita.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp