De [Vicente] Forte a su amiga – Lanús, 10 de marzo de 1934

Lanús 10/3/34
Amiga mia, le ofrezco la oportunidad propicia para que aborde mi psicologia por medio de mi letra.
Reconozco -es cuestión de auto-crítica- mi mala caligrafía, por algo se han hecho maquinas de escribir, ¿para que sirve la linda letra? ¿sabe donde cabian bien estas? en las tarjetas postales ¿no le parece? bueno, yo no me habia propuesto hablar de la estética caligráfica, basta ya.
Ud. sonreirá, le hablaré de una cuestión sentimental, le pareserá increible no? pero es asi, una cuestión puramente sentimental. Me cuesta trabajo empezar por la falta de una idea central. ¿No ha notado Ud. ese vacio terrible, que nos deja espotaneamente inactivos mental, sin poder asociar siquiera otros conceptos? y esto sucede precisamente cuando se nos agolpan varias sensaciones, en estos momentos estoy bajo presencia de ánimo semejante. Temo no poder serle concreto, creame que es algo terrible cuando no se puede encerrar una idea en un marco extructural, básico. En plástica eso me propongo, eliminar todo lo que sea superficial, cambiar lo pictórico por lo arquitectónico, equilibrar las masas de color -no por la gama -receta impresionista- sino por el contraste y el pasaje- por ejemplo: el contraste del negro es el blanco, el gris interpuesto es el pasaje, la cuestión es simple. El equilibrio total, corriendo lo aludido del color a las rectas y curvas [dibujo alusivo] o una gran curva sostenida por dos rectas [dibujo alusivo] los cubistas llevan este asunto a una simpleza notable, y ellos descubren el arabesco dentro de una composición estática, le haré una demostracion gráfica.
En la composición estática todas las figuras, se hallan -y en forma matemática- situadas dentro de verticales y horizontales sostenidas, esto le da serenidad a las obras de Leonardo, y de todos lo clásicos y primitivos, el arabesco es la nota-contraste para asentuar mas esa quietud [dibujo alusivo]
Y el arabesco es un árbol que el clasico coloca entre medio de dos figuras quietas, note Ud como el griego tambien busca lo mismo.
Las cabezas de las [dibujo alusivo] esculturas es un equilibrio bárbaro de rectas y curvas, de grandes rectas y curvas y es notable como busca el arabesco que lo coloca en una forma consciente, y en el cabello, que abarca toda la frente de una cabeza griega, origina toda su belleza, de ahí, al conjunto contenido estético, y lo del arbol clásico, lo del cabello griego, es una infima parte de los grandes descubrimientos plásticos, la parte elemental, y sin embargo toda la fauna de los puntillistas y presiocistas lo habian olvidado, buscando -con mala punteria- «en el encanto de la pincelada» la emoción «simple» de la nota de color: así quedaron tambien…
Y de nuevo le hablé de algo que no me había propuesto.
El objetivo era hablarle de mi situación sentimental y le salgo hablando de plástica, Ud. perdonará.
Sabe Ud. que estoy enamorado de Josefina? la evidencia de una fuerza subjetiva, que consciente o subconscientemente me lleva hacia ella, es notable, y yo no se Herminia, siento frente a ella un no se que de impotencia, de inferioridad y solo me salva esta serenidad mia, que me caracteriza en los precisos instantes que debiera oscilar como una hoja de acero.
Que distinta inquietud que voy experimentando a través del tiempo. No hay duda que me llegué hasta ella, con cierto afán de curiosidad; a lo primero, creí, y se lo digo sinceramente, que nuestro hallazgo definitivo iba a resultar mas facil, pero hoy que estoy a un paso de lo imposible, -debido a su constante negación- con realidad distingo esta distancia que nos separará definitivamente.
Es innegable que toda confesión sentimentalista es ridícula, y origina en el espectador mas que pena, risa.
Pero mi amor hacia ella -prosigo con mi asunto sentimental- no es esclusivo y absoluto. A ella le corresponde un lugar primordial en el cuadro, por ejemplo, pero por relación a su contorno no por valor absoluto.
Pero cuando se ama extremadamente se es celoso, y yo no lo soy, jamás he sentido celos por esta mujer, y en cuestión psiquis ¿no deducimos de esto una posición dudosa de mi sentimiento? ¿no será para mi un problema, acaso? y si lo fuera, lo sería a la vez como el arte, como el espíritu mismos de las cosas: un problema vivi, nunca una solución.
¿Es que la vida sea un contraste y pasaje? Sí, es indudable, entre mi gran amor que busca el vertice y la indiferencia de ella buscando fuga, norte distante ¿será acaso mi serenidad el equilibrio de este contraste? No olvide qué es la letra lo que le ofrezco, y no el contenido de la carta pues este solo (?)
R. Venta y Media 3384
Lanús
Forte
Conteste una determinacion psicológica ¿me lo promete?


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp