De Juan a señora, México, 15 de abril de 1948

15 de abril de 1948


Señora:


Creo que ya se te acabaron de acabar los sobres color de tu sangre, porque ya me lo habías dicho y porque vi llegar uno de los antiguos; pero aquí te tengo un paquetito, nada más que me ha sido imposible ir al correo a la hora que reciben paquetes y no he podido mandártelos. A ver si mañana. 
Sabes que ese padre Aguinaga es muy sinvergüenza. Eso es lo que es. 
Lo de las participaciones ya no tiene compostura; se vería un borrón muy grande porque toda la fecha iba con letras así: “el día veinticuatro de abril a las doce horas”. Como ves, sería un borradero muy grande. Ojalá que estas nuevas me las entreguen a tiempo. 
Madre: pon mucho cuidado en lo que te voy a decir. Tienes que conseguirme una madrina. La tía Rosa está enferma desde ayer y tiene intenciones de no aliviarse pronto. Por lo tanto, no creo contar con ella; así pues, busca con tus ojos a alguien para quesea madrina mía: Gloria, por ejemplo, y que Chela sea la del lazo.Tú sabes arreglar muy bien las cosas y te dejo para que tú decidas. Aquí no puedollevarme va a nadie, pues mi prima Venturina no tiene un rato libre cuidando a su papá, que está muy enfermo y lleno de rarezas. Mi tía Julia, la mamá de ella, está por el estilo. Y de allá, bueno, para qué te hago una lista todas: las mujeres están en estado interesante. Así pues, apúrate a que sea alguien de tu casa. Ésa es la noticia que te tengo. 
No se emborrache mucho el sábado, día de su despedida, tome medidito para que no le haga daño. 
Aquí ya no puedo estar ni un rato en tu casa, porque en cuanto llego vienen a visitarme los cobradores. Yo no sabía que hubiera tantos y tantos cobradores en este mundo. Pero hay montones de ellos. 
Lo que no hay son Claras Aparicios. De ellas nomás hay una, fea y horripilante como ella sola, pero nada más querido para uno que ella. Nenita tonta. 
Aquí te mando una muestrecita de cómo es la chachina en sus ratos distraídos. Se parece a alguien a quien yo he querido y quiero mucho. Tiene el aire de Ella (como el trigo de las colinas, ¿verdad?). 
No he tenido tiempo de mandarlas amplificar, pero después lo haré. Las que tú me sacaste se echaron a perder. Así es la vida. 
Mayecita: 
No le des ni un rato de descanso a Dios pidiéndole por nosotros. A ti te oye mejor que a mí porque eres rete buena y tienes un alma poderosa. 
Mi corazón está contigo siempre. 
Llénala todita de besos.


Juan

Publicado en Aire de las colinas. Cartas a Clara, Sudamericana, Buenos Aires, 2000.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp