De Rosa J. Salabert a señorita Ana Robillard – Buenos Aires, 1 de noviembre de 1994

La hermosura del rostro el tiempo la destruye pero la del alma es imperecedera
(espero la de Angelita)
Rosa J. Salabert
11-1º-1904
(coleccionista)

Impreso
Señorita
Ana Robillard
Mar del Plata
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp