La garantía, de Velmiro Ayala Gauna

Golla, 5 de agosto de 19. 

Sra. Paula Retamar 
Ramada Grande

Querida mamá:

Lla van pa dies días nicó que me encuentro en esta siudá, que le disen la Gueno Saire Chico, y pa desir verdá entuavía no me hallo con tuita esta modernidá de cosas y que no es como allí, que si uno tiene ganas de dormir, duerme y si de comer, come y si de divertirse se va al boliche, pu acá nicó pa tener ganas de comer toman peritivos, a la noche se van de visitas o a lo stiatros y a la mañana en ves de levantarse duermen con taita la claridá. La patrona es güena y muy caricativa y el trabajo es poco, apena si desde la sei de la mañana asta la dies de la noche, el trato tamién es gueno que a uno le pegan sino es por causa justa como ser dejar redamar la leche o rromper algón plato y no es con talero ni palo sino alguna cachetada de la señora o una patada del patrón, pero dispués no tengo quejas. 
Este mes no le mandaré nada porque es pa aprender a servir y como dijo la señora ¡grasias que no me cobra nada por enseñarme a ganarme la vida! El sueldo del mes que viene será pa pagar el delantal y la ropa y zapatos que me dieron que me sale más barta porque era de la señora, pero entuavia sirve lo más bien y tamién debo pagar algunas de las cosas rompidas, pero no se aflija que más adelante le mandará pa que se compre ese pañolón negro que tanto sabía querer. 
Dentro de poco tamién me darán cama con colchón y todo, pero por aora duermo en el suelo nomás, en una pisa del jondo, toda de madera, porque disen que no debo agarrar tantos lujos de entrada por que osinó me voy a malacostumbrar. Aburrir me aburro un poco porque no tengo con quien haular porque la señora no quiere que me amigue con las otras sirvientas porque me van a enllenar la cabesa de chismes como que no devo travajar sino ocho oras, que pida más sueldo y salir lo sábado y lo domingoc y todas las fiestas de colorao del amanaque endayé y así quién pa va haser el travajo y por eso es que poco haulo con la jente de ajuera. 
Gueno, mama, le mando muchos besos y abraso pa mis ermanitos y pa usté y saludos pa los que se arricuerden de su ija y servidora.

HONORIA RETAMAR

Velmiro Ayala Gauna

Publicado en El cuento argentino 1930-1959 , Buenos Aires, Centro editor de América Latina.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp