Juan Pablo I

A Santa Teresa de Avila, de Albino Luciani

Querida Santa Teresa: En el mes de octubre se celebra tu fiesta. He pensado que me permitirás entretenerme por escrito contigo. Quien contempla el famoso grupo marmóreo donde Bernini te presenta en el momento en que un serafín se dispone a atravesar tu pecho con su flecha, piensa en tus visiones y éxtasis.

Ver Más »

A Jesús, de Albino Luciani

Querido Jesús: He sido objeto de algunas críticas. «Es obispo, es cardenal -dicen-, ha trabajado agotadoramente escribiendo cartas en todas direcciones: a M. Twain, a Péguy, a Casella, a Penélope, a Dickens, a Marlowe, a Goldoni y a no sé cuántos más. ¡Y ni una sola línea a Jesucristo!». Tú

Ver Más »

A Santa Teresa de Lisieux, de Albino Luciani

Querida Teresita: Tenía yo diecisiete años cuando leí tu autobiografía. Fue como si me hubiera caído un rayo. «Historia de una florecilla de mayo», la definiste tú, pero a mí me pareció la historia de una «barra de acero» por la fuerza de voluntad, la valentía y la decisión que se

Ver Más »

A Pinocho, de Albino Luciani

Querido Pinocho: Tenía siete años cuando leí por primera vez tus Aventuras . No podría decirte cuánto me gustaron ni cuántas veces he vuelto a leerlas desde entonces. La verdad es que en ti, niño, me reconocía a mí mismo; en tu ambiente, mi ambiente. ¡Cuántas veces corrías por el bosque, a

Ver Más »

A Gilbert K. Chesterton, de Albino Luciani

Querido Chesterton: En la pantalla de la televisión italiana apareció hace pocos meses el padre Brown, original sacerdote-detective, criatura típicamente tuya. Lastima que no hayan aparecido el profesor Lucifer y el monje Miguel. Los habría visto con sumo agrado, tal como tú los describiste en La esfera y la cruz , viajando

Ver Más »

Prefacio, de Albino Luciani

Al escribir a Charles Dickens, en una de sus populares cartas cristianas, publicadas en la revista, popular y cristiana, el Messaggero di San Antonio, y que ahora se recogen en este libro; al escribir, pues, a Dickens, igual que ha escrito a Marconi, a Péguy, a San Bernardino de Siena, a Penélope

Ver Más »

Juan Pablo I

Ilustrísimos Señores Albino Luciani fue ungido Papa a fines de agosto de 1978. Pero por sólo 33 días se extendería su papado al morir al alba del 28 de septiembre en el propio Vaticano. Había adoptado el nombre de Juan Pablo I. Unos años antes de eso, había escrito unas columnas

Ver Más »