De [Vilma] al Sr. Alejandro Santángelo – Buenos Aires [sin fecha]


Bs. As…
Sr: Alejandro Santangelo
Querido:
Si tu no te das cuenta todo el daño que me haz causado podria perdonarte. Pero como no eres inconciente y sabes muy bien que me haz hundido los sentidos. Haz hecho de mi corazón un juguete en tus manos crueles para apretarlo, ahogarlo y tirarlo contra el suelo a tu gusto.
Mi corazón jamas te perdonará éstas lágrimas; cuatro lágrimas que quieren salir para desahogar, para matar esta amargura que han dejado tus palabras. malditas e incomprensibles palabras tuyas
Alejandro perdona, pero ahora ya no puedo retroceder. Cómo ser buena en esta vida si se ha vivido solo para cosechar amarguras. Yo voy y seguiré adelante, lo he comprendido hoy más que nunca al perderte queriéndote tanto, tanto sin que me creas, ahora como te decía vivirá mas latente en mí la hipocrecia.
Mis sueños todos, los has derrumbado, estoy frente a tí y es lo mismo que si estuviera frente al mismo demonio. Eres digno de mi maldición pero no te maldigo porque si yo desearía algo caería cruelmente mi maldición sobre ti. Solo le pido a la vida que algún día comprendas que nadies en la vida te quiere como yo o por lo menos sepas si éstas lagrimas n logran dejar de quererte, que pude hacerte muy feliz si me hubieras creido y comprendido y que ahora te quiero todavía (?) hacia atrás ahora hay (?) Alejandro querido. Si este amor perdura preferiré amar a un expectro, que será tu alma, te escribiré siempre seré más feliz así que viéndote, no quiero verte más
No tienes ni siquiera un impulso amoroso, Alejandro. No juegues con el corazón de una mujer así, muéstrate tal cual eres, pero no: solo con palabras hirientes
Razona un poco y piensa qué somos; en ésta vida, o es que acaso no haz sufrido lo suficiente tu que sigues causando a los demás, que te complaces en sembrar amargura.
Perdona Alejandro: mi corazón no te perdona porque lo haz desarmado pero si; mi razón que comprende y ve claramente que toda la culpa es mía por quererte, por quererte tanto y desesperada. por quererte me hieren tus palabras. No olvides nunca que me duele más quererte que. perderte así.
Hubiera dado mi vida para conocer a fondo tus sentimientos, para leerlos, creerlos y tenerte, pero como siempre; sigo poniendo a los hombres en la misma balansa. No te imaginarás que tristeza se siente cuando no existe un pecho donde recostar la cabeza con amor o un brazo firme que la sostenga en los momentos dificiles. Para que seguir si ya no me importa nada de nada; nada. y perdona todo.
(?)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp