Hola Norberto
Bueno… voy a empezar por agradecerte la corrección; no obstante no entiendo porque dices que es porque escribo a la disparada.
Creo que ya van dos o tres veces que me lo dices. ¿En qué te basas?
Tuve que leerlo 2 o 3 veces porque me costó entender tal corrección, evidentemente estoy media «lela»
Bueno… sigamos no estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de la competición. ¿Puedes imaginar a tu hijo entre 6 o 7 años en un torneo y que reciba, si va perdiendo, las peores palabras de sus padres porque no gana?. A mi no me «cierra». A esa edad, incluso cuando fue mayor, tanto Néstor como yo le transmitimos que iba a JUGAR Y DIVERTIRSE y yo le agregaba eso de que lo tomara como si estaba jugando a las escondidas. Me cuesta eso de la competición tal como lo presenciamos. Ser honesto, trabajador, leal, etc. no es un juego de competencia; desde ya que uno le ha transmitido a los hijos, a los alumnos, -en tu caso a los lectores- como debes estudiar primero y luego trabajar y con qué valores pero no que salgas a competir. Eso de «yo soy el mejor» no me atrapa.
No existe, me parece, la competición entre los no corruptos y los corruptos porque sino le estamos dando identidad a éstos y así ¿como podrán desaparecer?. En las urnas, como dices, podría ser pero me cuesta verlo como una competición.

El viernes pasado uno de mis sobrinos nietos- Agustín Gianibelli, asumió la presidencia de la Juventud Radical de Olavarría. Tiene 21 años y estudia ingeniería. Es una «belleza» de persona. En su discurso de presentación mencionó a su abuelo -mi hermano- y los presentes y ausentes (yo) nos emocionamos hasta las lágrimas ( A mi me lo notificó el mismo Agustín). Su abuelo militaba en tal partido y en su momento perteneció a la mesa directiva.
Hay una diferencia notable entre este partido en esa ciudad y en la capital del tenis, este pueblito amenazado por el Tata Dios – creo te lo conté- te causa cierto dolor pasar por sus puertas- paso casi todos los días- porque esta permanentemente cerrado.

Tienes suerte de poder llegar a elegir las 10 películas que más te gustaron. Coincido con las que mencionas pero… hay montones que a mi me parecieron excelentes- a las que vos nombras podría agregar Perfume de mujer- La sociedad de los poetas muertos- Una mente brillante- Zorba el griego- una que también compre y la presté y ahora no recuerdo el nombre- creo es francesa y narra la historia de un paralítico por accidente y que cuida a un negro «vago» -la argentina- Un cuento chino… etc. etc. Ibas a ver cuando me escribieras «Lo que resta del día» ¿Es nueva? Tengo la impresión de haberla visto pero no recuerdo bien.
Pones que la verás en la tele de 895 pulgadas de Graciela. ¿Qué es eso de las pulgadas? No tengo la más pálida idea. Se me ocurre que es una tele muy grande

Y hablando de Zorba el griego hace ya muchos años que entablé correspondencia por este medio con Ricardo Fernández -vive en tu ciudad- quién publicara una carta conmovedora en el Diario de lector de Clarín y viajó el año pasado a Europa con su esposa y amigos y fueron a Grecia y me cuenta: «Un azul profundo en el mar, hacen un degradé con el celeste del cielo. Sus atardeceres únicos y mágicos, hacen perder el sol en el horizonte tiñiendo de amarillos y naranjas el cielo y el mar.
Las casitas todas blancas, con techos azules, parecen una pincelada en el paisaje.
Si hasta nos dimos el gusto de vestirnos de blanco todos los matrimonios y en una cena bailamos zorba el griego!!»
Este año volvió a viajar e hizo el camino de Santiago y me conmovió al contar que atravesó León de donde eran mis abuelos y madre.y caminar por sus campos de trigo y cebada.
Abrazos- Elba