De Magi a Maricarmen – [Mar del plata], 9 de febrero de 1977

Bueno, yo tendría q’ ponerme a dormir xq’ ya son las 5 menos 25 de la madrugada del 9/2/77- Pero no puedo, xq’ en estos momentos soy una chancha q’ explota xa afuera y… bah… ¿qué se yo?
Mirá, todo empezó el domingo 6 al mediodía- Estábamos almorzando y en eso Carli se para, me da un beso y me dice «feliz cumpleaños»- Resulta q’ tenía el reloj adelantado y xa él era 8 de febrero- Entonces, una vez aclarado el extemporario suceso; toda la familia empezó a divagar sobre mi cumpleaños, y llegaron a la conclusión de q’ el martes a la mañana yo iba a ir con mi mamá al centro y ella me iba a regalar un vestido, un par de sandalias y un libro y el sábado 12 íbamos a festejar en familia (con abuelos, tía y primos inclusive)- No se habló más del asunto-
Ahora bien, hete aquí q’ Pamela y Griff otra vez están en celo, así q’ G. duerme encerrado en la cocina, y P. duerme en su cucha al lado de mi cama- Durante toda la noche del lunes P. me estuvo jodiendo- Que gruñía, q’ mordía algún huesito, suspiro va, gemido viene, a cada rato me despertaba-
A las 6 de la mañana del 8 aparece mi vieja, me chamuya algo en la oreja, me amasija un poco y me da una carta tuya- Acá empieza realmente la cosa- Me despabilé de golpe; nudo en la garganta; se me infló el globo q’ tengo en el pecho y entró a volar, medio despierto, medio dormido hasta las 7 y media- Me levanto, me arrastro hasta la cocina y mi vieja (no sé qué carajo hacía a esa hora planchando), me dice q’ me vista xq’ vamos al centro- Yo con jeta xq’ pensé q’ la compra del vestido y las sandalias iba a ser como la compra de las zapatillas; xo no hay mal que por bien no venga, así q’ me dispuse a «dejarme llevar»-
Trotamos toda la mañana y me probé todas las sandalias de Mardel-
La cuestión es q’ yo q’ había salido tan negativa de mi casa, a la 1 de la tarde ya era dueña de 2 remeras, un vestido de bambula azul y un libro de locura («La condición humana «de André Mabraux; el libro habla del catastrófico mundo actual; mata)- Sandalias de mi gusto no encontré (xa varias), y x suerte no hubo forcejeo materno- A la tarde volvimos a salir; fuimos al supermercado mamá, Carli y yo, y me cagué de risa xq’ en mi vida ví un tipo + embolado q’ mi hermano; aparte al loco se le dio x la sopa crema de cebollas y no hizo + q’ romper las bolas hasta q’ le compraron un sobre- Además, a la vuelta no andaban los frenos del auto, así q’ volvimos a casa rezando y sin parar ni una vez-
Llegamos a eso de las 6 y 1/2 de la tarde, y me quedé parada en la esquina de casa viendo el atardecer- En eso siento voces lejanas q’ me cantan «cumpleaños feliz»; miro y ¿qué veo? La mamá de Guillermo, Isabel (una hermana) y Juan Miguel (el hermano)- ¡Venían a saludarme x mi cumple!! La sorpresa fue tan grande q’ las bolas se me cayeron al suelo- Trajeron unos bocaditos xa morfar; y un afiche de T-Lautrec de regalo- Juan Miguel había venido varias veces en los días anteriores, de visita (incluso un día q’ yo estaba emputecida de estudiar fuimos a andar en bicicleta juntos), xo no me imaginé un saludo tan efusivo en mi día- Nos pusimos a charlar, y como mi vieja tampoco los esperaba no había morfi- Pero en una de esas aparece Jancsi con 1 kg y medio de masas y un ramo de rosas, q’ había ido a comprar x su cuenta xa mí-
Como te imaginarás, a esta altura del partido yo ya no sabía ni dónde estaba parada- Carli se puso a arreglar unas conexiones con Juanmi y de pronto chachán chachán… MÚSICA! se había armado un amplificador- Mientras me copaba, Isabel me pidió q’ le enseñara a hacer dijes con resina y laca, y a pintar camisetas, y le enseñé.
Entonces cae mi papá y me regala un perfume en crema riquísimo, así, de sopetón- Al rato se sienten bocinazos y Carli me dice q’ vaya a abrir xq’ viene gente, y yo pensé «no ¿quién va a venir?».
Abro la puerta: RO- Abrazos, charlas, regalos, mancha negra ante mios ojos. sí, era Ro en persona y yo ya no podía creer nada de lo q’ pasaba- En eso, Carli, q’ se las traía bien calladas, me enchufa entre manos una bandeja (de las de escuchar discos), y me dice q’ es mía y q’ le falta terminarla, y q’ además me va a regalar un amplificador y un parlante xa q’ pueda escuchar discos cuando viva en Bs. As-
Génesis + vinicius + brindis con licor de cerezas + felicidad latiendo en el ambiente = algo increíblemente hermoso, q’ estaba ocurriendo en ese momento.
La gente se fue tardísimo, xo no se fue-
Vos dirás «cuántos regalos», y hay más todavía: el q’ mi papá se acordara de mí, y cansado como venía del trabajo, se preocupara de q’ no faltara su regalo hoy; el q’ Jancsi haya sudado la gota gorda laburando desde hace varios días xa poder comprarme lo q’ me compró; el q’ Roxana llegara el día 8 y no otro; q’ vos te acordaras del cepillo de dientes duro q’ quería, ¿qué se yo? todos se pasaron-
Además yo no esperaba a nadie ni nada en especial; me imaginé q’ esto iba a ser cosa de rutina, y en cambio todo resultó improvisado, hasta lo q’ comimos, todas fueron sorpresas y es demasiado xa mi corazón eglógico y sencillo q’ se había despertado grillo esta mañana-
Ahora está amaneciendo y soy la persona + feliz del mundo- Gracias- MAGI

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp